LA CIUDAD INTELIGENTE QUE NO PUDO SER [ELEGÍA A LA INICIATIVA ELCHE SMART CITY 2015-2020].

Por Pablo Sánchez Chillón [Nov. /2019]

[Elegía:  Composición poética del género lírico, en que se lamenta la muerte de una persona o cualquier otro caso o acontecimiento
digno de ser llorado, y la cual en español se escribe generalmente en tercetos o en verso libre].
Si quieres contactar con Pablo, usa el link.

Elche-Costa-Blanca-Spain-1000x650


[1] Elche Smart City: la Ciudad Inteligente que no pudo ser.

Aunque escrita en prosa, y sin afectación, esta es la pequeña historia elegíaca de un proyecto de Innovación Urbana que no pudo ser.

Durante el período 2014-2015, y con la vista puesta en el horizonte de 2020 coordiné un solvente equipo de trabajo comprometido con la tarea de sentar las bases del futuro de Elche (Alicante/España) como ciudad innovadora, bajo el paradigma emergente de la Smart City, abriendo un proceso de reflexión estratégica que acabó regular, con el proyecto aparcado cuando cambió el ciclo político. As usual.

Contada sin adornos ni vocación revisora, poniendo las pruebas y el resultado de un trabajo colectivo intenso y fructífero al servicio de otros, por si pueden aprender algo de las enseñanzas de este proceso (epic fail, lo llamáis los viajados) y aprovechar algunos de los (vigentes) restos del naufragio de aquella ingente empresa innovadora territorial.

Esta es (mi) la pequeña historia de Elche Smart City: la Ciudad Inteligente que no pudo ser”.

 


[2] Las ciudades ante la globalización: Perspectivas y modelos de desarrollo local en una época de incertidumbre total.

Smart Cities, Start-up Cities, Lab Cities, Slow Cities, Green Cities, Sharing Cities, Ciudades Resilientes, Innovadoras, Humanas, Circulares y hasta Afectivas. El desfile de epítetos para la condición urbana no conoce límites en nuestros días.

Como en un Baile de Máscaras, las ciudades, buscando proyectar la mejor de sí mismas, se esconden tras brillantes artefactos narrativos, etiquetas memorables y buenas dosis de contemporáneo storytelling reivindicando su cuota de notoriedad, poder e influencia en una fase de la Historia universal en la que se anticipa la llegada de un nuevo statu quo para la gobernanza mundial, marcado por la incertidumbre, la especialización territorial, la competencia global entre ciudades y la necesidad de un nuevo liderazgo urbano, en el marco de una nueva gobernanza territorial que supere el caduco modelo que todavía hoy – desde los textos legales de inspiración decimonónica- rigen la ejecutoria y el destino del poder local y de las comunidades urbanas.

Si hacemos caso al emergente coro de expertos que así lo afirman (y a otros que no lo son, pero lo quisieran parecer), este nuevo tiempo –reflejo de un novísimo orden mundial que se consolida día a día-, se caracteriza por la creciente apertura de agendas, la irrupción de nuevos liderazgos políticos a costa del deterioro del poder de otros (especialmente los de naturaleza urbana frente al menguante poder de los Estados) y por la identificación de retos colectivos para la especie humana que se manifiestan con especial intensidad en el ‘gran teatro de las ciudades’.

Elche_NoticiaAmpliada

En este siglo urbano que es el XXI, las ciudades, agitadas por urgencias y amenazas relacionadas con los estragos del cambio climático, el impactante proceso urbanizador mundial, la justa y equitativa distribución de recursos y la generación de oportunidades de progreso para los habitantes de las urbes mundiales, que reclaman, a su vez, un poder político y presupuestario del que hoy no disponen.

Ante esta ventana de oportunidad y en el contexto actual de comercialización ‘total y por entregas’ de los activos y relato de las ciudades (hay muchas ciudades que son una cosa pero quieren parecer otra bien distinta), son cada vez más resonantes las voces qeu reclaman un papel principal para una nueva generación de líderes locales, ungidos por el don de la globalidad, la audacia y el pragmatismo.

En un momento como el actual, en el que tantos municipios siguen debatiendo sobre el modelo de ciudad que persiguen y anhelan, con interpelaciones a la innovación, la tecnología o la atracción de talento y recursos al territorio, y con una pléyade de Alcaldes electos asomándose al mercado, no siempre transparente ni inteligible de la Innovación Urbana y las Smart Cities (basta comprobar la afluencia de mandatarios al Smart City Expo World Congress (2019) de Barcelona que se celebra durante estos días), recupero, en dos entregas, el sesudo, solvente y pragmático trabajo de Diagnóstico y Diseño de implantación de una iniciativa de Ciudad Inteligente en una dinámica capital española de casi 250.000 habitantes, que tuve ocasión de coordinar hace algún tiempo y que fue desarrollado por los equipos de la consultora Eolex Citylab y Sánchez Chillón Abogados, con la colaboración de Lorenzo Campos, Isaac Vidal y Ángel Alba, para la Escuela de Organización Industrial (EOI) del Ministerio de Industria del Gobierno de España, en su sede Mediterránea (Elche) , dirigida por Fernando Garrido. 

Elche, una ciudad media española de aquilatado capital emprendedor y probada fertilidad para la implantación de negocios, impulsó, en 2014, y con la visión puesta en el año 2020, un proceso práctico de reflexión colectiva (instituciones, empresas, ciudadanía) que pretendía evaluar y definir una estrategia local de adopción y desarrollo del modelo de la Ciudad Inteligente basado en las fortalezas y el apoyo a su principal activo diferenciador como ciudad (además de su recurrente palmeral y patrimonio cultural), como eran sus pequeñas y medianas empresas (PYME) y el enorme capital emprendedor que atesora el municipio, verdaderas columnas vertebrales de la forma y sustancia de esta capital mediterránea que aun hoy, como su vecina Alicante, sigue tratando de definir, con más titubeos que éxitos, su modelo de futuro.

Muchas ciudades del entorno europeo han apostado por incrementar la provisión de servicios ciudadanos–públicos y privados- a través de plataformas digitales, con impacto y consecuencias en la ocupación del espacio urbano, en los flujos de movilidad, tráfico y desplazamientos a través de la ciudad, en el enfoque y autoconciencia de la posición del ciudadano y en la generación de nuevas y mutables esferas de privacidad de los individuos y colectivos, a la vez que desaparecen o ceden otras tradicionalmente preponderantes mientras se transforma la actitud del usuario/vecino frente a la realidad que le rodea y que percibe.

Elche, conocedora ya entonces de que no existía un modelo único de Smart City ni una fórmula universalmente replicable para su implantación en todos los territorios (frente a los tenaces apóstoles del “one size-fits all”), decidió apostar por su propia vía hacia la Ciudad Inteligente, conociendo la experiencia de otros lugares (para lo cual, previo al desarrollo de su estrategia se abordó un solvente estudio comparado –benchmark- de las iniciativas y proyectos de Ciudades Inteligentes ya en desarrollo y el análisis comparativo de sus resultados) – pero sin renunciar a su identidad y las singularidades del territorio y la cultura ilicitana, implicando de manera activa y decidida al capital social del municipio (instituciones, empresas, ciudadanos) sobre la base de una eficaz acción de comunicación y de generación de compromiso ciudadano y una cultura “Digizen” (Digital-Citizen), que sirviese de puente entre los distintos colectivos e iniciativas de la ciudad.

esc 1

 


[3] Dos vectores para la acción: Elche como Smart Hub Empresarial + Elche, Smart Destination.

De este esfuerzo por analizar el estado de la innovación del municipio de Elche y su caracterización dentro de los Ejes del paradigma Smart City partió la identificación de 2 entornos claves para la definición y ejecución de una verdadera Estrategia Smart City para el municipio ilicitano, y que apuntaba, por un lado, a la promoción y consolidación de un “Smart Hub Empresarial para Elche y al impulso de un marco de actuación y lanzamiento de iniciativas relacionadas con el vector del Turismo, desplegando el paradigma de la Smart Destination o Destino Turístico Inteligente en el municipio ilicitano.

Del mismo modo, y al margen de la definición de estos dos Vectores principales, la Estrategia que coordiné, apuntó, de manera decidida, a la implantación de un paradigma de Smart City ilicitana que, abordaba, de manera complementaria y estructurada, aspectos como el transporte y la movilidad eficientes, la incipiente cultura del sharing, la sostenibilidad ambiental, la seguridad, la eficiencia energética, el urbanismo y la edificación, la conectividad y el acceso universal a redes de información y comunicación, la sanidad, el turismo, el patrimonio y la cultura o la participación ciudadana y el Gobierno abierto, tratando de aplicar la visión y los recursos tecnológicos disponibles en el municipio a un proyecto integral de Ciudad Inteligente basado en un liderazgo compartido entre los distintos actores relevantes de Elche y en el respeto al adn emprendedor y dinámico que caracteriza al ecosistema social, cultural y empresarial ilicitano.

Aquel trabajo que dirigí durante 6 productivos meses, que como todo proyecto desarrollado para el ámbito de lo público nos trajo muchas alegrías y no menos sinsabores (estos últimos, al ver cómo, pese al interés general del proyecto, terminó por imponerse la iconoclastia y tabula rasa que, desgraciadamente, suele acompañar a todo cambio de gobierno municipal, y que llevó a los nuevos mandatarios a cancelar, acríticamente, cualquier proyecto heredado del ciclo anterior) sirvió, y así lo creo, humildemente, para sentar las bases de una forma de entender y proyectar el futuro de esta hermosa ciudad y consolidar la narrativa de la innovación como elemento indisociable del relato-ciudad de Elche. Otros actores privados y públicos, que vinieron después, han reiterado el impulso transformador y la reflexión estratégica sobre el modelo de Elche, con algunos éxitos relevantes.

En el horizonte asoma la voluntad (de momento, en exclusiva de sus responsables municipales, dada la escasa evolución del proyecto en términos tangibles y la bajísima socialización de su componente aspiracional y de compromiso entre sus habitantes) de convertir al municipio en Capital Verde Europea en 2030.

ciutat_verda-2.png

Habrá que seguir el desarrollo de esta iniciativa y los esfuerzos por coordinar estrategias (de momento, con carácter enunciativo y sordina) que tanto Elche como Alicante (que forman un área metropolitana o “funcional”, para los que prefieren esta terminología presuntamente no jerarquizante) impulsan para alcanzar relevancia e influencia territorial, polítíca, empresarial y presupuestaria, dejando de lado atávicas rencillas de vecindad que perpetran un lamentable juego de suma cero entre dos de los 3 municipios más importantes de la Comunidad Valenciana (el tercero es Valencia). Así lo escribí cuando las definí como “dos capitales vecinas, irrelevantes y mal avenidas”. Poco ha cambiado.


[4] Trabajos de cantería y prospección. Los dos documentos descargables de la Iniciativa Estratégica Elche Smart City.

El primero de los materiales que comparto (descargables de manera gratuita) es el del “Diagnóstico-Ciudad de la iniciativa Elche Smart City“, y que tenía como objetivo dar a conocer la situación actual en la que se encontraba la ciudad de Elche en relación con el paradigma de la Ciudad Inteligente, aplicando técnicas de análisis y diagnóstico del estado de implantación de estrategias y acciones compatibles con una visión de Ciudad Inteligente para Elche. Este documento de Diagnóstico-Ciudad de la iniciativa Elche Smart City puede consultarse y descargarse gratuitamente aquí DIAGNOSTICO INICIATIVA ELCHE SMART CITY.

workshop

El segundo de los documentos que hoy comparto, de enfoque eminentemente práctico, es la denominada “Hoja de Ruta de la Estrategia Smart City de Elche”, verdadera expresión de un Plan de Iniciativas que definía un rango de acciones aplicables, por criterios de idoneidad y oportunidad para Elche, y para cuya elaboración se utilizó el diagnóstico de su situación en el paradigma Smart City y las capacidades innovadoras del municipio, que le antecedió en el tiempo. Este documento de “Hoja de Ruta de la Estrategia Elche Smart City” puede consultarse y descargarse libremente aquí HOJA DE RUTA ESTRATEGIA ELCHE SMART CITY .

Para definir el elenco de iniciativas concretas en las que debía basarse el desarrollo de la Estrategia Elche Smart City, se elaboró un estudio del rendimiento impacto/coste de las iniciativas que se proponíann, valorando lo razonable de su implantación. Al considerarse las iniciativas como razonables, se planteaba validar los recursos disponibles de la ciudad en función de su eventual plazo de ejecución, asignando periodos temporales según priorización de iniciativas y ámbito de actuación, con la elaboración de unas fichas sinópticas que resultaban muy útiles para comprender y hacer inteligible el trabajo estratégico desarrollado.


Elche trabajó de manera muy seria para convertirse en una Smart City Mediterránea. Entonces, quizá por impericia o porque, simplemente, no tuvimos el tiempo necesario, no lo conseguimos, pero como dicen los más optimistas comentaristas deportivos, “hay partido”.


Por Pablo Sánchez Chillón [Nov. 6/2019]

Si quieres contactar con Pablo, usa el link.

www.urban360.me

chillonpablo@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s