MAPPING THE CHANGE: LAS CIUDADES INTELIGENTES COMO VERDADERAS ‘REPÚBLICAS DE DATOS’. BIG DATA, INTERNET OF THINGS E INTELIGENCIA COLECTIVA EN LA SMART CITY. UN BALANCE DEL THINKING CAPITALS CONGRESS ELCHE 2012.-

TKCE Elche

URBAN 360º, the blog curated by Pablo Sánchez Chillón, Urban Planner, Lawyer, Researcher and CEO and Co-founder of Eolexcitylab, Urban Innovation Lab based in Alicante (Spain).  
http://www.linkedin.com/in/pablosanchezchillon @PabloSchillon
Durante los días 13 y 14 de diciembre de 2012, Elche, tercera capital de la Comunidad Valenciana (España) por población, celebró la primera edición de su Thinking Capitals Congress, encuentro sobre Ciudades Inteligentes, cuya organización correspondió al Ayuntamiento de Elche y al que Eolexcitylab, -la consultora-boutique sobre Innovación Urbana a la que, junto a Joaquín, Javier y Pepe, estoy dedicando con ilusión buena parte de un tiempo y esfuerzos que no me sobran-, contribuyó como Knowledge Partner, definiendo el contenido y propuestas del evento y conduciendo –de la mano de José F. Trigueros- el desarrollo de este evento innovador y pionero en el ámbito de la ciudad de Elche.
Bajo el lema “Ayudando a crear la Ciudad Inteligente – Tu Ciudad es Capital”, (con una original imagen creada por Taula de Disseny de Josep María Civit) el Centro de Congresos de Elche se convirtió en un escenario idóneo para compartir dos jornadas tan intensas como interesantes en torno al discurso y realidades de la Smart City, conociendo de primera mano la experiencia y recorrido de proyectos tan interesantes (y antagónicos en su génesis y su financiación) como los que se están desarrollando ya en Málaga o A Coruña, cuya explicación corrió a cargo de los dos embajadores tech que estuvieron en Elche representando a estas dos bellas e inquietas ciudades, -Mario Cortés y Rubén Cid. Su testimonio, y la demostración de los resultados derivados de la aplicación práctica de las soluciones tecnológicas al tejido y hardware de la ciudad- sirvieron para acercar a la audiencia a la viabilidad de estos proyectos, ayudando a identificar modelos de implantación  y oportunidades reales para los municipios españoles, basados en su propia identidad y circunstancias.

IMG_4842

La brillante intervención de clausura del ubicuo Presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y de la Red Española de Ciudades Inteligentes (y, nondimeno, Alcalde de Santander) Iñigo de la Serna sirvió para confirmar el impulso colectivo de la iniciativa Smart Cities española y la plena vigencia de nuestra teoría de los 3/3 de la Ciudad Inteligente, que subraya la importancia de la existencia de un liderazgo efectivo de los proyectos, una apuesta por el despliegue de infraestructuras -fundamentalmente TIC- y una necesidad de comunicar y comprometer a la ciudadanía en el desarrollo de los proyectos de Ciudades Inteligentes.

En Elche pudimos contar, además, con el testimonio de algunas de las empresas que desarrollan productos y servicios para el mercado de las Smart Cities – Philips, Telefónica, ADESAL-Abertis, SUMA,Urbaser, AGBAR-Aguas de Elche, Actiu, etc así como con la generosa participación de un cualificado grupo de expertos en el campo de las Ciudades Inteligentes (entre los que cuento a Claudio Forghieri, Director de Smart City Exhibition de Bologna (Italia)  y a Pilar Conesa, Directora de Smart City Expo World Congress de Barcelona y a los integrantes de la Mesa del Turismo 2.0) que, con su testimonio y visión comparada, contribuyeron a acercar al público que se dio cita en Thinking Capitals Congress, los fundamentos de este modo de entender la gestión, la organización y la planificación de las ciudades que reconoce el valor de la información obtenida en tiempo real para la toma de decisiones públicas y privadas y que prima la eficiencia, la sostenibilidad y la apuesta por la innovación social como guía de acción y gobierno. Tanto Pilar Conesa con su contrastada experiencia en el desarrollo de proyectos de base tecnológica para la ciudad que ahora canaliza a través de su actividad en Anteverti, como Claudio Forghieri, como embajador de la actividad del Forum PA italiano, y responsable del evento más importante en aquél país en relación con las Smart Cities, contribuyeron a fijar las líneas rojas que definen la viabilidad de un proyecto de Ciudad Inteligente, visión que compartimos plenamente desde Eolexcitylab.

Pablo Sanchez Chillon adresses the audience at Thinking Capitals Congress Elche 2012

En esta ocasión fui invitado a pronunciar la Conferencia inaugural del Congreso Thinking Capitals Elche 2012, que, en el marco de este continuo y estimulante proceso de ‘evangelización smartcity’ que impulso y por razones de contexto territorial y audiencia, titulé “Las 10 Transformaciones de la Ciudad Inteligente”, girando mi presentación en torno a estos 10 cambios sistémicos (y cronológicamente contemporáneos) necesarios para avanzar con éxito hacia la Smart City:

#1.- TRANSFORMAR EL ‘HARDWARE’ DE LA CIUDAD

 #2.- EL RETO DE LA SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL

 #3.- LA CIUDAD DE LOS DATOS

 #4.- LA TRANSFORMACIÓN JURÍDICA Y ORGANIZATIVA DE LA CIUDAD

 #5.- LA NUEVA ‘SOCIALIDAD’ URBANA

 #6.- LA ACTIVACIÓN DEL ESPACIO URBANO A TRAVÉS DE LA TECNOLOGÍA

 #7.- LA TRANSPARENCIA Y LA APERTURA DE DATOS – OPEN DATA

 #8.- EXPORTAR LA CIUDAD

 #9.- ENTRETENER, FORMAR. PERTENECER

 #10.- EL CAMBIO DE MENTALIDAD Y EL TEAMING

En Elche, intenté acercar nuestra experiencia profesional y nuestro enfoque multidisciplinar sobre la Ciudad Inteligente al heterogéneo e informado público (muy activo en redes sociales) que asistió a la jornada, componiendo un relato que pretendió ser entendible, honesto y  desafiante sobre los necesarios cambios que debemos impulsar en nuestras ciudades y territorios para alcanzar objetivos plausibles dentro de una estrategia Smart City, al margen de modas, etiquetas y complejos.

En un momento en el que el modo en el que las ciudades de desarrollan, se construyen, se expanden (y contraen) está cambiando, y en el que la popularización del uso de tecnología accesible para el ciudadano, el acceso ubicuo a internet, el Big Data, el Cloud o la irrupción del Internet de las Cosas están transformando nuestra forma de relacionarnos con el entorno de la ciudad a la vez que modifica los parámetros e intensidad de los procesos de comunicación entre personas/objetos/personas, mi intervención trató de insistir en la capacidad de los ciudadanos conectados, los #DIGIZENS, para convertirse en verdaderos agentes de un cambio sistémico y total en la ciudad, afectando a las estructuras y a los modos de entender lo urbano y la urbanidad.

BIG DATA (GETTING CONTROL OF)

Nadie se sorprenderá de que a esta altura de la procesión, mi ponencia volviese con frecuencia sobre las ideas, iniciativas y proyectos en los que venimos trabajando desde hace meses y cuyo relato y enfoque habéis podido encontrar en los posts que han venido dando forma y sentido a este blog Urban 360º (es hora de hacer balance del año que cerramos) que, con discreción y constancia ha sumado este año más de 30.000 lectores (se acerca ya a los 42.000) y que se mueve –intencionadamente- entre el plano de la reflexión y el de la acción, esperando alargar su existencia más allá de este final del año 2012.

Thinking Capitals Congress me sirvió para transmitir, en un contexto tradicionalmente innovador y emprendedor como el que caracteriza el ADN de la ciudad de Elche, la idea de que se está produciendo un incremento espectacular de la provisión de servicios –no sólo privados- a través de plataformas digitales que tiene su reflejo y consecuencias en la ocupación del espacio urbano, en los flujos de movilidad, tráfico y desplazamientos a través de la ciudad, en el enfoque y autoconciencia de la posición del ciudadano y en la generación de nuevas y mutables esferas de privacidad de los individuos y colectivos, a la vez que desaparecen o ceden otras tradicionalmente preponderantes mientras se transforma la actitud del usuario/vecino frente a la realidad que le rodea y que percibe.

No es nueva la inquietud sobre la paradoja cada vez más común en nuestras sociedades que confirma cómo un creciente número de ciudadanos/consumidores son híper-activos y generosos en los nuevos espacios digitales pero absolutamente apáticos y egoístas en su relación con el entorno ciudadano en el que se desarrolla su vida física, cumpliéndose en no pocas ocasiones aquello que recientemente me contó un colega de trabajo sobre que “la gente se ha ido a vivir a las redes sociales”, con las consecuencias de todo tipo que este éxodo digital tiene para nuestras ciudades.

Las ciudades, espacios tradicionalmente ricos en oportunidades para la interacción humana y el intercambio están desdoblándose en diversos planos reales/digitales por los que discurre la vida ciudadana y en los que, de alguna manera, la nueva ‘socialidad’ y el espíritu (algo hedonista) de colaboración que está en la base de la actividad en las redes sociales no siempre se encuentran con la dimensión física y real de la ciudad, razón por la cual, la naturaleza de eco-sistema ciudadano (complejo) característico de la vida urbana va cediendo frente a la aparición de burbujas digitales individuales, verdaderos EGO-SISTEMAS sin ciudad, que, de aislados e indolentes, pueden conformar el germen de la decadencia de la urbe física, tal y como la conocemos hoy.

El coste de esta Nueva SOCIALIDAD es la decreciente voluntad ciudadana de interactuar con desconocidos en los entornos reales de la ciudad, enriqueciendo la alteridad digital a costa del empobrecimiento de las relaciones tradicionales materializadas en los espacios físicos de la ciudad, especialmente de aquélla ciudad actual que sigue siendo ordenada y diseñada según patrones del siglo XIX.

Si el acceso a la tecnología y la conectividad a redes e internet es un verdadero regalo en manos del ciudadano –aunque muchos lo consideren ya una commodity urbana-  los proyectos de Smart Cities que puedan impulsarse desde (o para) los municipios deberían situar al ciudadano como centro y catalizador de sus resultados, tratando de canalizar la fuerza, la espontaneidad y la generosidad que caracterizan la inteligencia colectiva que está en la base de la nueva cultura digital.

Los #DIGIZENS, verdaderos actores cualificados de la ciudad inteligente, habrán de ser, pues, los principales agentes de la transformación y la evolución de las ciudades, razón por la cual se debe contar con su participación activa en la Smart City, diseñando políticas de engagement ciudadano que apunten directamente al ADN, la identidad y el sentimiento de pertenencia individual y colectiva a una forma de ser, estar y parecer en la ciudad. No cabe ya plantearse un diseño de la ciudad (sea éste por gobiernos, profesionales o colectivos) que no contemple una hibridación físico-digital en el continuo real y virtual de la nueva ciudad conectada, con impulso de iniciativas tácticas de transformación del espacio urbano (no es hora sólo de grandes Planes Estratégicos) que acerquen a los ciudadanos al proyecto de ciudad y produzcan resultados casi inmediatos perceptibles por los habitantes de un municipio.

Climbing a Pile of Files

Dicho esto, frente a la vigente aspiración de ‘hacer más con menos’ que puebla los discursos de nuestros responsables políticos, el impulso, apoyo y estímulo a la implantación de actividades vinculadas a la nueva economía urbana, de base tecnológica y colaborativa, debería acercarnos al ideal de ‘hacer más con más’, pues una mayor generación de recursos que incrementen la base de nuestra pirámide productiva urbana contagiando la iniciativa emprendedora, debería permitirnos, por un lado, disponer de más medios y activos para hacer frente de manera más eficiente a las demandas crecientes de nuestras sociedades sobre nuevos recursos tecnológicos permitiendo incorporar de manera simultánea al relato de la activación de la economía urbana a más y más ciudadanos informados y comprometidos con su entorno y su futuro.

En la presentación en Slide Share que incorporo a este post (vid. supra) podéis encontrar algunas de las reflexiones que pude compartir en Elche con la audiencia –ya clásicas en mi repertorio- y otras que apuntan a la necesaria e indeclinable transformación de estructuras elementales de nuestras ciudades, como es, sin duda, el corpus de normas que ordena y estructura el espacio físico y los usos de la ciudad (el entramado vertical de planes y programas urbanísticos a 20 años vista que se demuestra netamente ineficaz en épocas de regresión de la urbe) o el armazón jurídico que define el contenido y alcance de las relaciones de Ayuntamientos con proveedores, contratas y prestadores de servicios públicos (no entiendo cómo, por ejemplo, en el siglo del GPS, la sensorización y la conexión ubicua a redes de datos, seguimos aplicando criterios y parámetros de medición de calidad y cantidad en la prestación de servicios concesionados más propios de la Albania de Enver Hoxa que de sociedades avanzadas tecnológicamente o por qué razón, la estrategia de inversión en I+D+I de las empresas de telecomunicaciones y la consiguiente mejora del servicio y una reducción de las facturas públicas y privadas por su prestación no ha logrado generar esta misma relación de causa-efecto (mayor inversión en innovación, menores costes para el servicio) en el ámbito de las grandes contratas, que siguen siendo netamente ineficientes en este aspecto). Que me perdonen algunas prestadoras de estos servicios (no todas), pero queda mucho trabajo en este campo y los márgenes para la sofisticación, el cuestionamiento del statu quo y la capacidad para el acierto se ensanchan cada día.

Si es cierto que todo ser humano interactúa con un número variable de 1.000 a 5.000 objetos en su día a día, las expectativas de impulso del Internet de las Cosas (IoT), el etiquetado reactivo de las estructuras y elementos de la ciudad (permitiendo que estas cosas-objetos empiecen a comunicarse con nosotros y con otros objetos) y el brillante amanecer del Big Data en nuestras ciudades (convertido casi en ciencia alquímica tras la Re-elección de Barack Obama que reconoció haber utilizado estas técnicas para anticipar y predecir reacciones de los votantes), producirán cambios notables y tempranos en la interacción de las personas con el espacio físico urbano, obligando a adaptar la ciudad uni, bi-o tri-dimensional al nuevo carácter multi-escalar de las nuevas “Repúblicas de Datos” en las que se están convirtiendo nuestras ciudades.

En este sentido, la abrumadora producción de datos que ven la luz a escala urbana mundial por la acción combinada de dispositivos y sensores y la actividad de millones de usuarios en Internet, y que gracias a la sofisticación tecnológica podemos ya medir y comparar, convierten a las ciudades en verdaderas Repúblicas de Datos (de res-publicae), en las que la información extraída mediante las técnicas del Big Data y el Business Intelligence aplicado a la vida urbana, convierten a los datos en el carburante de las ciudades del siglo XXI. En este punto, es ya clásica la mención a que, cada

  • dos días, la humanidad crea tanta información como lo había hecho la civilización hasta el año 2003 o que  el 90% de la información existente en nuestros días ha sido generada en los últimos dos años, sometiendo diariamente a un urbanita medio a una exposición a un volumen de información equivalente a la que un burgués (habitante del burgo) del Siglo XV pudo recibir en toda su vida.

Dado el volumen de datos generados, tanto las empresas, como la administración pública, se ven en la necesidad de contar con una tecnología capaz de almacenar, procesar y analizar dicha información de manera rápida y eficiente, con el menor coste posible. Predecir las tencencias mediante modelos y patrones estadísticos, estimular nuevas actividades económicas asociadas a estas técnicas y métodos de medición y aprovechar la información extraída para convertirla en conocimiento predictivo sobre las pautas que han de regir la vida en tiempo real de las ciudades se convierte en una necesidad y un reto estimulante para los gestores de la cosa pública, impulsando, además, la aparición y consolidación de nuevas profesiones de base urbana como el Periodista de Datos (Data Journalist) o el Científico de Datos (Data Scientist), considerada recientemente por la prestigiosa Harvard Business Review, como “the sexiests job of the 21st Century” que tomen nota nuestras Universidades).

En este sentido, baste un cálculo para entender la dimensión del problema: sólo en el año 2010 los atascos provocados por una deficiente organización de la circulación y una mala gestión de los aparcamientos (el 45 por ciento del tráfico de Manhattan, en Nueva York), ocasionaron en esta ciudad unas pérdidas de más de 63.500 millones de euros, 11.000 millones de litros de combustible y 4.200 millones de horas de actividad no realizada. Si mediante el tratamiento de esta información agregada que obtenemos de la ciudad –y que en muchos casos viene facilitada por los usuarios de servicios, vías y espacios urbanos de manera simultánea a su producción- pudiésemos anticipar y predecir tendencias en la urbe, lograríamos diseñar soluciones reactivas de gestión de las contingencias de la ciudad, basadas, en no pocos caso, en la implantación de unas infraestructuras y procesos más flexibles y adaptables  y en la conformación y preparación de equipos profesionales  híper-cualificados (públicos y privados) integrados de manera eficiente en las estructuras municipales.

Además de construir estas verdaderas Repúblicas de Datos, en Elche tuve la ocasión de insistir en que la apuesta por la Smart City debe insertarse en el núcleo de definición de la Marca Ciudad de un municipio y debe informar, desde múltiples perfiles, el planteamiento de la “Estrategia turística territorial” (Smart Destination), activando, además, una suerte de Embajada Digital que permita dar a conocer los logros y virtudes de nuestras ciudades más allá de nuestras fronteras, sin complejos ni cortedad de miras.

HOLD THE WHEEL

La celebración del Thinking Capitals Congress coincidía en tiempo y forma con la reunión de presentación de la Agenda Digital Española en Valencia, en la que el Ministro español de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, avanzó que esta Agenda Digital patria se aprobará en el primer cuatrimestre de 2013, y tendrá como objetivos principales trasladar los beneficios de las nuevas tecnologías a la ciudadanía, las empresas y la administración, y adoptar todos los objetivos de la Agenda Digital Europea de 2015.

Las reflexiones compartidas en Elche bien pueden entroncar con la voluntad gubernamental de “desarrollo de una economía digital que reduzca los costes de gestión en la Administración y mejore los servicios a los ciudadanos, fortaleciendo el sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como fuente de riqueza y empleo, impulsando, además, el I+D+i en las industrias de futuro”.

Las conclusiones de este encuentro y las líneas de actuación que se proponen sobre la cuantiosa lluvia de recursos de la Unión Europea en esta ámbito para los próximos años, hacen de las ciudades verdaderas protagonistas del futuro de nuestras regiones, concentrando numerosas iniciativas y esfuerzos en la re-cualificación material y social del tejido urbano, aumentando las oportunidades para ciudadanos y empresas. Si en Elche insistíamos en la necesidad de acometer, junto a las acciones tácticas de retorno inmediato, determinadas inversiones en infraestructuras capitales para el desarrollo de la Smart City, la Agenda Digital Española – y veremos si logra pasar del plano de las buenas ideas al de la ejecución sostenible de los proyectos- pretende fomentar la inversión eficiente en redes ultrarrápidas de comunicación para poder alcanzar en 2020 los objetivos europeos banda ancha, facilitar un “rápido” despliegue de la cuarta generación de móviles, alcanzar el 100% de cobertura con 30MB por segundo y del 50% de hogares conectados a 100Mb; fomentando, además, la competencia entre plataformas.

No es mala señal para esta iniciativa el comprobar cómo el primer paso para su desarrollo ha sido la aprobación, hoy 28 de diciembre de 2012, en el Consejo de Ministros español, del texto de la nueva Ley General de Telecomunicaciones, a la que seguirá una Estrategia Nacional de Redes Ultrarrápidas para compartir infraestructuras y coordinación entre operadores y administración, fomentando con ello un uso más eficiente del espectro radioeléctrico.

IMG_2011

La segunda actuación buscará aprovechar el potencial de crecimiento y generación de empleo de este sector, con los objetivo concretos de incrementar la participación de las empresas españolas en las iniciativas digitales más relevantes (smart cities, cloud computing, clusters de especialización, etc.) trabajando la oferta formativa para “adecuarla” a las nuevas necesidades de profesionales, se participará en proyectos de capital semilla y de capital riesgo para “apoyar el emprendimiento” y se harán grupos de trabajo con el sector privado.

Para ello se crearán centros demostradores de uso para sectores específicos, tales como el del Turismo y el de la Educación. En este campo, tal vez podría el Ministerio tomar nota de las interesantes reflexiones que vieron la luz en el marco de uno de los paneles más originales de cuantos conformaron el Thinking Capitals Elche 2012, como fue el que apuntó al diseño y ejecución de la Oficina Turística del Siglo XXI, y que se nutría de la experiencia y el innovador trabajo desarrollado por Isaac Vidal y su eficiente equipo en VisitElche y por las acciones concertadas de plataformas como las que impulsa SEGITTUR a escala nacional. Los testimonios de Pedro Jareño (MiNube), Susana García Sánchez (SEGITTUR), Gersón Beltrán (GeoTurismo), David Vicent  (Dinamic Brain) o Josep Ivars (INVATTURpermitieron conocer enfoques prácticos y realistas sobre las tendencias y las formas de entender el turismo y la experiencia del viaje muy centradas en la construcción del relato por parte del turista, visitante y usuario.

 En el campo de la Educación y la formación fue la Escuela de Organización Industrial –EOI con flamante sede en Elche, la que apuntó el futuro de la formación ubicua y conectada, y la ciudad como Aula Abierta, apoyando una reflexión en torno a la capacidad de los ‘Third Spaces’ espacios y la contínuo urbano para acoger usos mixtos, híbridos y variables (también los formativos) y que quien haya seguido este blog sabe que son ciertamente interesantes para su autor, que coincide con José Ramón Álvarez – Decano de la EOI, en que la experiencia de la formación rebasa el espacio del aula tradicional, colonizando nuevos lugares y formas de pensamiento. Si mantuve hace meses que “The City is the Office”  ahora es, también, por razón de la tecnología ubicua “The New University”.

(Txema LeónPedro Jareño y Clara Soler visitan Elche y lo comparten)

La excelente respuesta municipal ante el evento y la gestión de la logística por parte de Raúl Sánchez Tarí y por el equipo de Grupo IDEX y Dinamic Lab, unidas a las indelebles raíces culturales emprendedoras e industriales de la capital ilicitana, así como el liderazgo y visión desde lo público – (especialmente significativa fue la intervención de apertura de la Alcaldesa, Mercedes Alonso así como el discurso de clausura del Teniente de Alcalde, Antonio Luis Martínez, mostrando el compromiso de la ciudad con el un futuro como Smart City y en su caso, el suyo propio con el proyecto bajo el sugerente “Confieso que soy Digizen”), y la vinculación de los distintos actores de la ciudad con el futuro común de mejora de las condiciones de habitabilidad y de calidad de vida, auguran no sólo una exitosa celebración de la Segunda Edición de Thinking Capitals Elche en 2013, sino una estrategia propia y serena que permitirá a este Oasis Mediterráneo europeo avanzar hacia sus propios logros en el universo de las Ciudades Inteligentes. De momento, y sin dilaciones,  se anuncia la creación de un Grupo de Trabajo Smart Cities y un Comité de Expertos glocal que ayuden a diseñar el proceso y a conformar el cambio inteligente de la ciudad de Elche.

Elche is mapping the change. See you in 2013!


Para más info:

http://www.diarioinformacion.com/economia/2012/12/09/tecnologia-eficiente-sociedad-urbana/1323051.html (Mi entrevista con Diario Información días antes del Congreso)

http://www.laverdad.es/alicante/v/20121214/elche/primer-thinking-capital-congress-20121214.html (Diario La Verdad)

http://elchedigital.es/not/4926/thinking_capitals_congress_elche_2012__ayudando_a_crear_la_ciudad_inteligente__tu_ciudad_es_capital/ (Elche Digital)

http://www-01.ibm.com/software/data/bigdata/ (What Big is Big Data? IBM)